X

¿Quieres recibir más información como esta a tu email?

Regístrate

Me gustaría hablar con un especialista.

lunes, 25 de junio de 2018

La tendencia arquitectónica para mantener tus construcciones a la vanguardia


La historia de nuestra civilización ha tenido grandes periodos, íntimamente ligados a la creatividad humana y los avances en tecnología. Pasar de humildes chozas a colosales edificios hechos de piedra, para luego agregar colores y decoraciones conforme fuimos descubriendo las ventajas y propiedades de los materiales disponibles en la naturaleza, para después evolucionar y transformar dichos materiales en distintos compuestos; algunos más resistentes, otros más flexibles y algunas con características que nos permitieron ser más versátiles y dar cabida a creaciones que previamente sólo podrían existir en nuestra imaginación.
El vidrio como material tiene milenios de antigüedad. Originalmente su uso predominaba en la creación de artesanías, en un inicio de color claro y con formas sencillas. Más adelante la cultura romana se inspira en dicha técnica y propone el uso de los cristales en ventanas, siendo sus primeras versiones parcialmente traslúcidas, solamente alcanzables por familias adineradas. Es con el tiempo y la experimentación que los procesos producen mejores resultados, llegando a los cristales transparentes que conocemos, llegando a las masas con su industrialización.
Dentro de las propuestas vanguardistas que han cambiado la cara de las edificaciones y espacios urbanos, en definitiva podemos enunciar la aplicación de estructuras con cristal. Reforzadas y unidas por armazones de distintos metales, las estructuras de este tipo nos abren más posibilidades, desde un simple detalle en alguna fachada hasta un proyecto completo. Con las propiedades y manejabilidad del cristal, podemos realizar obras de alto valor visual y funcional, desde propuestas sobrias y limpias con estructuras rectas, hasta juegos de asimetría y volumen tridimensional que conviertan la construcción en un referente de la ciudad.
Están a considerar varios elementos y bondades que hacen de las estructuras de cristal un excelente suplemento o protagonista total de una propuesta arquitectónica:
- La rapidez de su ensamblaje. Al ser elementos prefabricados (exceptuando formas y proyectos especiales, donde se mandan a hacer hojas con curvaturas, densidad, grosor o perfiles a la medida), se reduce el tiempo de espera entre la concepción del proyecto y el montaje. A diferencia de elementos de yeso y mampostería, los tiempos de secado en cristal son prácticamente nulos; a lo mucho, los tiempos necesitados por los adhesivos.
- La vista. En su más amplio sentido, tanto transeúntes pueden disfrutar de la apariencia que el cristal aporta al edificio como los usuarios del mismo, siendo este un componente o toda la faceta de la construcción. Están las opciones de ofrecer claridad total en ambas vistas, reflejante para el exterior, entre otros.
- Mantenimiento. Una construcción con elementos de cristal, además de ofrecer facetas claras, ofrece a la vista la impresión de limpieza y modernidad. Su naturaleza modular facilita las reparaciones, pudiendo reemplazar los cristales en secciones; dependiendo del tipo de edificación, las regulaciones y las consideraciones de resistencia de materiales harán que los montajes sean por lo general de un tipo altamente resistente a tensiones mecánicas y los elementos.
Los proyectos que incluyen el cristal pueden ser las estrellas de un portafolio arquitectónico. Para no dejar espacio a la incertidumbre y que tus proyectos concluyan a la perfección, será importante acercarse a proveedores especializados, quienes pueden valorar las condiciones de cada estructura y el tipo de cristal que mejor se adapte a sus necesidades, con piezas de acabado y materiales de alta calidad.
Para conseguir los mejores acabados en vidrio y aluminio para tu proyecto, cotiza con Aluminser. Ofrecemos una gran variedad en Diseños de Fachadas para Negocios, Edificios y Casas, con los materiales de la más alta calidad y puntualidad en las entregas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario